PENSAR EL PENSAMIENTO
MENÚ  
  PEP
  ALGUNAS PREGUNTAS CAPCIOSAS
  LÓGICA DESDE LAS AULAS DE CLASE
  FILOSOFÍA DESDE LAS AULAS DE CLASE
  FILOSOFÍA DESDE LAS AULAS DE CLASE 2
  FILOSOFÍA DESDE LAS AULAS DE CLASE 3
  => 1. EL CONOCIMIENTO
  => 2. EL ORÍGEN DEL CONOCIMIENTO
  => 3. LA POSIBILIDAD DEL CONOCIMIENTO
  => 4. EL PROBLEMA DE LA VERDAD
  => 5. EL ORÍGEN DEL PENSAR FILOSÓFICO
  => 6. ¿POR QUÉ AÚN FILOSOFAR?
  => 7. LAS COSMOGONÍAS
  => 8. EL ESPACIO Y EL TIEMPO
  => 9. LAS COSMOLOGÍAS
  => 10. EL PROBLEMA DE LA VIDA
  => 11. EL PROBLEMA DEL SER SUPREMO
  => 12. EL PENSAMIENTO DE FRIEDRICH NIETZSCHE
  => 13. EL PENSAMIENTO DE KARL MARX
  => 14. LAS VÍAS DE SANTO TOMÁS
  => 15. EL PROBLEMA DEL SER HUMANO
  => 16. DIVERSAS PERSPECTIVAS SOBRE SER HUMANO
  => 17. EL PROBLEMA DE LA LIBERTAD
  => 18. FILOSOFÍA LATINOAMERICANA
  DOCUMENTOS
  VIDEOS PARA DIALOGAR
  ESTADÍSTICAS DE PENSAR EL PENSAMIENTO
  GOOGLE EARTH
6. ¿POR QUÉ AÚN FILOSOFAR?

¿POR QUÉ AÚN FILOSOFAR?

Tomado de: Filosofía 10 de Hugo Fernando Morales Ballesteros. Paulinas. Bogotá 2002.

La historia del hombre, su verdadera y profunda historia, se confunde e identifica con la historia de su pensamiento. El filosofar es una marcha progresiva y ascendente, con sus momentos de aceleración, de lentitud o estancamiento, hacia las cumbres del saber. El hombre cada vez quiere filosofar más; pero no le basta saber más cosas, dominar más datos; busca afanosamente conocerlos mejor, más profundamente. Sin embargo, vale la pena filosofar. Este problema lo voy a desarrollar argumentando la siguiente frase: Todos pensamos, mas no todos filosofamos.

Antes desarrollar la frase anterior, describiré sus pasos. Tiene tres partes: en primer lugar, haré un comentario acerca del comienzo del filosofar, en donde no es lo mismo pensar y filosofar. En segundo lugar, hablaré de la importancia de aprender a filosofar. Y por último presentaré una visión latinoamericana de lo valioso del filosofar para la vida como estudiante y como ser en relación con otros.

En primer lugar, inicio con una cita tomada de Martin Heidegger: El pathos del asombro no se encuentra simplemente al comienzo de la filosofía, como por ejemplo el lavarse las manos precede a la operación del cirujano. El asombro sostiene y domina la filosofía1.

Entre el pensador y el mundo solo se establece un contacto filosófico a través de la filosofía que ya han hecho otros hombres. La filosofía remite a la historia, por estar implícito en todo filosofar un contacto con los filósofos, un diálogo con ellos, un proceso abierto de asimilación, provocación y transmisión de inquietudes, dudas y convicciones acerca de los problemas de la existencia.

Estas consideraciones tienen una consecuencia principal que debe tener en cuenta todo aquel que quiera comprender el sentido del filosofar: la filosofía es eso que históricamente ha sido formado y es así como la historia la ofrece desde los griegos hasta nuestros días. Iniciarse en el filosofar significa, por tanto, entrar en el diálogo con los filósofos, aprender su lenguaje, recibir el impacto de sus inquietudes y ser promovido de este modo a un nuevo pensar. Pensar “naturalmente” y filosofar son, por consiguiente, cosas contrarias.

Nadie llega a la filosofía por la espontaneidad de su propia conciencia, sin nexo con la comunidad pensante de la historia. Todo esfuerzo hecho en esta dirección planeará en el vacío y se mostrará incapaz de dar frutos aprovechables para el dominio intelectual de la realidad. En filosofía, más seguramente que en otra disciplina, solo es fértil el pensamiento educado, apto para plantear cuestiones y formular respuestas con sentido, es decir, encuadradas en un contexto ideológico.

Platón y Aristóteles afirman, en efecto, que la filosofía comienza con la admiración, y la historia de la filosofía confirma su aserto. Pero no debe olvidarse que hay admiraciones de admiraciones. Hay la admiración de cualquiera y la otra, la contraria, como dice Aristóteles, que es la filosófica. Un espíritu simplón puede pasarse por la vida “extrañándose” de las cosas más banales y corrientes, sin llegar nunca a filosofar2.

En segundo lugar, la importancia de aprender a filosofar se le presenta a cada uno en forma originaria y nueva, no por eso somos los primeros que se han enfrentado a tales cuestiones. Las cuestiones filosóficas tienen una tradición. En dicha tradición se ha desarrollado respecto de esas preguntas una conciencia de problema, que prescribe a nuestro propio filosofar, una medida. Un criterio común. Aunque cada uno juzga y es competente para filosofar, también es verdad que esa conciencia de problema demuestra que la filosofía puede darse a distintos niveles. Se puede filosofar bien y mal, de manera diferenciada e indiferenciada.

En un sentido muy determinado se puede aprender a filosofar. Pero ello solo es posible cuando entramos en diálogo con los hombres que han filosofado desde los comienzos de nuestra cultura. Es necesario despertar para la vida la filosofía lejana de la filosofía incorporándola al propio filosofar. En el quehacer filosofante del pasado es preciso descubrir los problemas de nuestro propio filosofar. De eso es precisamente de lo que aquí se trata3

Aprender y educarse en el filosofar no significa recibir simplemente determinados contenidos teóricos, sino asumir problemas y prepararse para responderlos de un modo original y creador. Por eso, aprender no es repetir una filosofía existente, en un nuevo pensar. No se puede aprender filosofía sino a filosofar decía también Kant. Eso es lo que nos enseñan, y lo que solo por ellos podemos aprender, los filósofos que han hecho la historia del pensamiento racional.

De este modo, el filosofar desde una visión latinoamericana es un instrumento esencial para la vida de los estudiantes como seres en relación con otros, porque el filosofar es emprender el camino de volver a ver y asumir el propio destino y la realidad de un mundo radicalmente distinto. El itinerario es la propia existencia, el horizonte y los problemas que ella misma suscita, el término, reencuentro consigo mismo y el misterio que nos sustenta y nos sobrepasa. Que la vida sea un camino que hay que volver a andar y trasegar en forma personal, es el mejor símbolo de entender el filosofar como autoexperiencia del preguntar radical, del cuestionar, del buscar, de asumir la vocación de pensar por fin por uno mismo para llegar a ser sí mismo. Volver a vivir a través de la aventura del pensamiento crítico, es el comienzo de la actitud filosófica ante la realidad. Volver a las preguntas originarias del por qué, para qué y el qué de la realidad, es volver a reencontrarnos a través de la palabra evocadora, del lenguaje que todo lo abarca y lo sustenta4.

Por último, se puede concluir que el filosofar debe enseñarse a los estudiantes desde actividades auténticas en el desarrollo de habilidades del pensamiento que sirvan como herramientas cognitivas para la transformación de la vida. Por esto, todos los hombres pensamos, mas no todos filosofamos y del docente depende su cultivo.

______________________

1. HEIDEGGER, Martin. ¿Qué es esto, la filosofía? Lima, Biblioteca filosófica, 1958, p. 49. 
2. SALAZAR BONDY, Augusto. Iniciación filosófica. Lima, ARICA S.A: 1967, p 13-23. 
3. ANZENBACHER, Arno. Introducción a la filosofía. Barcelona, Herder, 1984, p 15-23. 
4. LÓPEZ, Emilio. Historia de la filosofía. Bogotá, Búho, 1987, p 15-25.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por bellaaaaaaaaaaaaa( bees_sagi_94hotmail.com ), 30-01-2013, 01:59 (UTC):
no te entiendo puedes espesificarque es filosofia



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

PEP RECONOCIDO  
 

El proyecto "PENSAR EL PENSAMIENTO, UNA NUEVA FORMA DE ENSEÑAR A FILOSOFAR" tiene un reconocimiento en 2009, en el II Concurso de Excelencia Educativa, organizado por la Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina "FIDAL".

 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
INFO  
 

La propuesta PENSAR EL PENSAMIENTO como didáctica para "enseñar a filosofar", pretende generar aprendizajes filosóficos, sociológicos, antropológicos

No es una propuesta pasiva de aprensizaje puesto que "PENSAR ES HACER Y NO HAY HACER SIN PENSAR". De modo que esta página no solo se propone generar la reflexión, sino la praxis. Una praxis fundamentada y realista que nos lleve a transformar cada vez más nuestro mundo.

Ha aquí un excelente instrumento para uso de docentes y estudiantes revolucionarios.

 
HOY EN PENSAR EL PENSAMIENTO: 93 visitantes (152 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=